lunes, 19 de febrero de 2018

Caracoles en semillero.

caracoles después del riego
El semillero en el huerto tiene muchas ventajas: la luz directa hace que su crecimiento sea más homogéneo y evita el ahilamiento. El sol calienta el semillero a través del plástico y hace que la temperatura aumente mucho más que dentro de casa. Al estar sembradas en un sustrato en el suelo y no en contenedores la humedad se mantiene mucho más tiempo.
tomates germinado
Pero también tiene inconvenientes: La diferencia de temperaturas entre el día y la noche, por la noche las temperaturas bajan mucho, cosa que no pasa en el interior de la casa. El sustrato que utilizo proviene del compostador y es ideal para germinar, sin embargo contiene semillas de hierbas que crecen junto a las semillas colocadas.
Crecen en un ambiente de humedad y calor, lo que crea un ambiente idóneo para caracoles y babosas.
huevo de caracol
Se esconden en los rincones, debajo de piedras o fuera del semillero, de noche cuando el ambiente es fresco y la humedad del riego es alta vienen a comer brotes nuevos.
Por ello hay que recogerlos a diario y sacarlos del semillero. Hay que ir con una linterna y buscarlos cuando es de noche ya que por la mañana antes de que el sol apriente se esconderán. De dejarlos se comerán gran parte de los brotes nuevos.






domingo, 18 de febrero de 2018

Albaricoquero; se acabó el dormir.

El albaricoquero lleva plantado en mi huerto alrededor de 20 años. El lugar donde se planto es muy pedregoso y a poca profundidad hay roca por lo que el árbol no ha crecido ni se ha desarrollado tanto como si se hubiese plantado en otra parte (está como si se hubiese plantado en una maceta muy grande) Pero desde los pocos años de su plantación comenzó a darnos buenísimos albaricoques todos los años.



Siempre con mucha producción.
Desde que se murió el almendro es el primer árbol en despertar de hoja caduca. Los peligros por heladas practicamente han desaparecido, cada día que pasa los días nos traen algún minuto más de luz y las temperaturas en las horas centrales son muy agradables.Aunque la flor del albaricoque puede soportar hasta temperaturas de -2ºC
El albaricoquero saca la flores a la vez que los brotes nuevos incluso antes de tener hojas.
Estas preciosas flores se convertirán en albaricoques listos para comer en mayo.

sábado, 10 de febrero de 2018

Primera semana de febrero.



Esta primera semana de febrero  comenzó lloviendo, algo que agradecieron coles y habas, pero sobre todo  el trigo. Las temperaturas han sido muy bajas y la mayoría de días ha amanecido con temperaturas por debajo de los 0 grados. Observo que las montañas que se ven a lo lejos tienen sus picos nevados y el viento que sopla de poniente es muy frio.
Los días son muy cortos todavía y la huerta va muy poco a poco. Ya empiezan a despertar los primeros almendros  y  estos días recogemos las últimas naranjas y podamos los naranjos.
Las temperaturas  son muy bajas y el semillero va muy poco a poco, los tomates ya han germinado y siguen esperando que los días soleados traigan temperaturas más altas.
Recolectamos habas, algunos guisantes, coles y  lechugas.  Sigo esperando que germinen las patatas y las cebollas siguen engordando  a su ritmo. Las gallinas siguen recorriendo el huerto comiendo hojas del trigo y esperando que la primavera traiga insectos, hierbas nuevas y frutas caídas de los arboles.
El gato Juanito ha descubierto que dentro del compostador se está caliente, ya que el proceso de descomposición genera calor. Es una cama perfecta.
Esta primera semana de febrero ha sido lluviosa, fría  y con mucho viento.  Pero dicen que el frio todavía seguirá acompañándonos la próxima semana.


domingo, 4 de febrero de 2018

Recogiendo habas.

El cultivo del haba es uno de los que no faltan en invierno. Soporta el frio, las heladas,el viento fuerte y las lluvias.Lo malo es que si las temperaturas bajen por debajo de 0ºC cuando está en floración, esas flores se caerán y no llegarán a convertirse en habas.
Estas habas se plantaron a principios de septiembre y  partir de ahora y hasta el final de su ciclo no pararemos de recolectar habas casi a diario. Pero para eso todavia quedan 3 meses.
Una vez recolectadas hay que pelarlas y sacar los granos que hay dentro de las vainas. Luego hay muchas maneras de cocinarlas, desde comerlas en crudo, en tortilla, rehogadas con bacon, con chorizo.....
 Hoy el dia ha amanecido lloviendo,las fotos son de ayer cuando un día soleado y agradable permitió recolectar habas.









lunes, 29 de enero de 2018

Planificando febrero.



Siempre he considerado febrero como la frontera que separa el invierno de la primavera.  El invierno los días son muy cortos pero se compensa por que la velocidad de crecimiento de los cultivos es muy lenta, hay menos hierbas y casi no hace falta regar. A partir de marzo ya será un no parar.
Pero eso no significa que en enero y febrero la huerta esté parada. Tal vez en lugares donde nieve mucho o las temperaturas estén muy por debajo de los 0ºC la actividad de la huerta casi se pare, pero aquí con el clima mediterráneo, con ausencia de heladas y  con una gran mayoría de días soleados. La actividad estos meses no tiene porqué parar.
Hay que terminar de podar los arboles que quedan,  algunos de ellos como almendros o albaricoqueros serán los primeros en despertar. Aprovecharemos para abonarlos
Este mes hay que cortar las cañas de rio, servirán para tutores de judías y tomateras en verano.
Es tiempo de comenzar a podar rosales y colocar malla antihierbas.
Hay que estar pendiente del semillero, mantener la humedad en su sustrato y ventilar abriéndolo en las horas centrales del día cuando el sol calienta la tierra.
Es tiempo de seguir trasplantando las lechugas y sembrar zanahorias, acelgas y guisantes.
Es momento de plantar fresas y espárragos.
Hay que escardar los ajos para evitar que las hierbas que salen crezcan y terminen por invadir el terreno y tapar los ajos en los siguientes meses.
Es mes para recolectar coles, coliflores, repollos pero sobre todo  habas y alcachofas. También cogeremos las primeras cebollitas tiernas asi como ajetes.
Pero sobretodo es un mes para planificar lo que será la huerta de verano, ir pensando donde sembraremos las judías y el garrofón y que bancal ocuparan las tomateras, pimientos, calabacines y todo aquello que nos gustaría tener. De pensar como asociaremos los cultivos  y como aprovecharemos el espacio del que disponemos.
Es el momento  de mirar atrás y volver a leer lo que falló el último verano y aquello  que dijimos que no nos volvería a pasar.
Es el momento de planificar la huerta de verano.