domingo, 15 de abril de 2018

Se aleja el frio

☀️25ºC

Hoy hace viento de poniente, eso hace que las temperaturas suban. Hace días que las temperaturas  empezaron a subir  para  acercarse a la primavera.
Espero que el frio se aleje hasta el próximo otoño.  La tierra está caliente y las semillas  germinan, calabacines, judías, girasoles, maíz……
Es tiempo de sembrar todo lo previsto. Es el momento de ir trasplantando todo lo del semillero a su lugar definitivo. Ha llegado el momento de que los tomates pasen a su lugar, así como los pimientos y berenjenas.
A partir de ahora los días son más largos pero la actividad  en la huerta también.

domingo, 8 de abril de 2018

Tiempo de garrofón



El garrofón es una variedad de judía. La utilizamos en la elaboración de arroces, sobre todo en la paella. Transfiere una textura que mejora el arroz.
El garrofón es una planta que crece rápidamente y se va enredando y trepando buscando espacio y  luz. Parecido a la judía de enrame necesita que le coloquemos un tutor para que crezca a través de él, pero a diferencia de esta,  su crecimiento  es muy voluminoso, por lo que necesita  una pérgola por donde crecerá dejando las vainas al alcance para su recolección. Su producción es muy alta por lo que una sola mata dará los suficientes garrofones para el consumo familiar.
Es mucho más duro y resistente que el resto de variedades de judías, aguanta mucho mejor las sequias y resiste plagas como el pulgón y la temida araña roja.
Una vez recolectadas se podrá consumir, dejar secar para guardarlas en un bote de cristal o congelarlas para utilizarlas durante el invierno cuando  termine la recolección.
La germinación de las judías es fácil y rápida, tan solo hay que enterrar  a unos centímetros de profundidad, mojar el suelo y en pocos días aparecerán atravesando la tierra para buscar la luz. Pero con el garrofón esto no siempre se cumple. Si hay mucha agua en el sustrato se pudre rápidamente y no germina, si el sustrato está seco no germina, si el sustrato está muy compactado no pueden salir. A todo esto hay que sumar que recién germinados les gusta mucho a caracoles y babosas entre otros insectos. Cuando germina su tallo que es más grueso que el de las judías es muy frágil y se parte con facilidad lo que produce su muerte.
Por ello la germinación la realizo en el semillero, dentro de un vasito, con sustrato de compost. Una vez germinados y cuando comienzan a sacar las hojas definitivas las trasplanto a su lugar definitivo. Las tapo con una botella de agua de plástico para que les sirva de protección para las gallinas y les sirva a modo de invernadero en estos días donde las noches todavía son algo frías.



sábado, 7 de abril de 2018

Repicando tomates 2018



En el semillero los tomates siguen creciendo, la temperatura interior  entre 5 y 10ºC que en el exterior.  Las semillas se colocaron conforme caían al suelo, lo que ha originado que germinen muy juntas. Eso  conlleva que los tomates crezcan rápido de  manera vertical en busca de luz compitiendo con sus compañeros en una carrera a ver quien consigue más luz y espacio. La parte enterrada ocurre algo parecido, las raíces están muy juntas y no se desarrollan bien.
Por todo esto, ha llegado el momento de trasplantar o repicar los tomates  a su lugar definitivo. La semana pasada preparé el bancal. Ahora cada mata de tomate dispondrá de su lugar, con un espacio de unos 50cm entre mata y mata, el suficiente para que se desarrollen y dispongan de luz y aire.
Hoy está nublado, un tiempo ideal para que superen  el stress del cambio. Una vez trasplantados se hace necesario regar la tierra, con esto la tierra se compacta, desapareciendo las bolsas de aire y dejando las raíces envueltas en tierra y listas para absorber los nutrientes.
En unos días se podrá comprobar si han arraigado, y si han superado el ataque de alguna oruga o insecto que se coma sus tallos.



lunes, 2 de abril de 2018

Abril, toca planificar



Ha comenzado abril, es el cuarto mes  del año, la primavera ya llegó y  el frio parece que se ha marchado hasta el otoño.
Los arboles han despertado, se están llenando de hojas y flores, la tierra se llena de hierbas que germinan y las tareas en la huerta se multiplican.
Es el momento de planificar lo que vamos a sembrar, de mirar el lugar que tenemos y los cultivos que necesitamos o que queremos tener este verano. El primer paso que fue colocar las semillas en el semillero ya lo hicimos. Las semillas que se colocan en su lugar definitivo todavía estamos a tiempo. Ahora ha llegado el momento de preparar la tierra, el estiércol  lo esparcí en otoño y a tenido tiempo de descomponerse durante todo el invierno. En este bancal la tierra ha descansado los últimos meses, las lombrices han hecho su trabajo, ahora es la hora de pasar el motocultor, voltear la tierra, mezclar el estiércol y dejar la tierra aireada y esponjosa. Es entonces cuando las raíces  podrán expandirse sin problemas en busca de nutrientes.
Luego  toca nivelar el terreno para que el riego llegue por igual a todos lados y que  no existan lugares  donde se encharque y otros que estén secos. Sobre todo  cuando llueva.
Luego coloco acolchado de plástico, consigue mantener mucho más tiempo la humedad en el suelo y que no se llene el bancal de hierbas. Ahorrando mucha agua y horas de trabajo. Encima del acolchado coloco el riego por goteo, se encargará de regar cada planta, sujeta el  acolchado y al estar visible se podrá comprobar  si falla algún goteo.
El semillero lleva algo de retraso pero en algunos días estarán listos los tomates para el trasplante.





sábado, 31 de marzo de 2018

El ciruelo ha florecido.



Este invierno  detecté que el ciruelo supuraba a través de su tronco  goma. Eso me preocupó ya que era uno de  los síntomas de que  el árbol se encuentra enfermo. Temí que fuera el final del ciruelo y que al llegar la primavera el ciruelo no despertase. /2018/01/ciruelo-con-gomosis.html
Pero hace unas semanas el ciruelo despertó de nuevo, sus yemas comenzaron a hincharse y empezaron a sacar las primeras flores.
Ahora se encuentra en su máxima floración, ha empezado a sacar hojas y las abejas acuden desde  muchos kilómetros en busca de su polen.
Estos días de he regado los arboles, pero el ciruelo me lo salté, tal vez esa goma del año pasado se deba a demasiada humedad.  El ciruelo es víctima de muchas enfermedades como la monilla, la roya o el chancro. Es muy común que le ataque el pulgón y las cochinillas.
Seguiré observándolo  y cuidándolo para que otro año más nos regale sus ciruelas.